miércoles, agosto 04, 2010

SEXUALIDAD A LA CARTA

El crustáceo ha de romper el caparazón, para crecer.
Mientras no se reviste del nuevo, está a merced de cualquier depredador.

Esta, me parece, es la situación del hombre de hoy. Roto el caparazón divino, está indefenso. Quiere crecer, pero se ha equivicado de medio.

La crisis actual tiene una profunda raíz antropológica y con reminiscencias de Paraíso Terrenal: seréis como dioses....

El hombre se sabe en posesión de la verdad, de mi verdad. No de la Verdad.

Habla en nombre de Dios con una soberbia de enormes, trascendentes consecuencias: desobediencia e impureza (ha perdido el AMOR).

El camino emprendido es el de una sexualidad a la carta y no según lo quiere el Creador.

De ahí la rebelión contra la Humanae Vitae y Documentos posteriores.

Dios no abandona JAMAS a su criatura: IPSA CONTERET CAPUT.

8 comentarios:

Eos dijo...

Tienes mucha razón, pero esperemos que la situación cambie.

A los jovenes los incitan a una sexualidad que no es buena. Pero hay gente que está dando buenas charls sobre el tema te dejo este vínculo http://vimeo.com/12231117 dura 45 minutos pero merece la pena.

Me gusta la frase de que Dios no abandona Jamás a su criatura ;-)

caminante dijo...

Eos, gracias por la información. Iré a esa página.
Nada de pesimismo, Dios y Audacia.
Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

Tal vez no nos abandone, pero a veces su silencio es atronador

caminante dijo...

Anónimo, siento no saber quién eres. Rezo por tí.
Cierto que Dios no nos abandona. Y cierto también que su silencio es, a veces, atronador. Jesús lo sufrió en la Cruz: Padre, ¿por qué me has abandonado? Y Jesús no hacía teatro. Sin el misterio de la Cruz, no entendemos nada.
Si quieres, me escribes a esta dirección: haciendoelcamino@gmail.com
Un abrazo.

Sinais de Deus dijo...

Sinais de Deus

caminante dijo...

Muchas gracias, Sinais de Deus.

Anónimo dijo...

Dá igual quien sea yo, tal vez el problema esté en que no consigo entender el concepto de Eternidad en toda su dimensión y tengo la sensación de que el tiempo se me escapa de las manos. No sé si conseguiré saber si hago lo que Él me pide y si lo estoy haciendo bien.

Es posible que me cueste seguir su ritmo(aparentemente lento) porque en el fondo esté intentado marcar el mío.Siempre tengo demasiada prisa por obtener resultados ( soy hija de mi tiempo)

Sí, es un misterio porque fundamentalmente exige abandono y confianza.Sin esperar demasiadas explicaciones

Gracias por tú ofrecimiento, pero tal vez sea mejor callar. Por favor reza por mí eso sí que será efectivo

caminante dijo...

Mi querida anónima, tu comentario merece una respuesta recia, pausada y seria. Espero darla este fin de semana. aaestoy un tanto atareado.
No dudes que, cada día, rezo por ti. Y, si alguna vez se tercia, tienes mi e-mail. Sólo tienes que rectificar: haciendoelcamino@gmail.com
Un saludo.