miércoles, marzo 17, 2010

PONTE EN CAMINO


Jesús no se cansa nunca de volver su mirada de amor y de llamar a ser sus discípulos, pero Él propone a algunos una elección más radical. En este Año Sacerdotal, quisiera exhortar a los jóvenes y a los chicos a estar atentos a si el Señor os invita a un don más grande, en el camino del Sacerdocio ministerial, y a hacerse disponibles a acoger con generosidad y entusiasmo este signo de especial predilección, emprendiendo con un sacerdote, con el director espiritual el necesario camino de discernimiento. ¡No tengáis miedo, vosotros, queridos jóvenes y queridas jóvenes, si el Señor os llama a la vida religiosa, monástica, misionera o de especial consagración: Él sabe dar gozo profundo a quien responde con valor!

Invito, además, a cuantos sienten la llamada al matrimonio a acogerla con fe, empeñándose a poner bases sólidas para vivir un amor grande, fiel y abierto al don de la vida, que es riqueza y gracia para la sociedad y para la Iglesia.

4 comentarios:

Alberto dijo...

Ánimo, a ver si se deciden a oír. Encomiendo. Un fuerte abrazo y a seguir dándole al blog

caminante dijo...

Alberto, la paciencia fructifica. Ayer pensaba colocar un nuevo post, pero le di al que estaba una nueva oportunidad.
Un fuerte abrazo.

Patricia 333 dijo...

Felices Pascuas

Un abrazo muy fuerte !!

caminante dijo...

Patricia, lo mismo deseo para tí. No se llega a la Pascua sin antes pasar por la Cruz. No hay otro camino.
Un saludo agradecido.