lunes, abril 13, 2009

LA DIOSA NATURALEZA

El hombre está construido para adorar.
Ha decidido adorar a la naturaleza.
De Señor se ha convertido en esclavo.
Y deudor de la Naturaleza
a la que ha de servir
aun a costa de convertirse en enemigo a abatir.
Consecuencia: desesperanza y tedio.
Una sociedad secularizada,
donde Dios ha muerto,
se funda de hecho en una reducción de la verdadera divinidad del hombre.
Una sociedad cuyo orden público viene determinado por el agnosticismo
no es una sociedad que se ha hecho libre,
sino una sociedad desesperada,
señalada por la tristeza del hombre,
que se encuentra huida de Dios y en contradicción consigo misma.

12 comentarios:

Sei que existes dijo...

O ser humano tornou-se escravo do seu próprio sofrimento...
Beijo grande

caminante dijo...

Sei que existes, gracias.
Sí, porque el sufrimiento cobra sentido en y desde la Cruz. Abandonado Dios, el hombre está perdido.
Un fuertísimo abrazo.

Tchi dijo...

Tenemos que vencer la crisis de la identidad.

Dios no falla.

Saludos

ALCON dijo...

Completamente deacuerdo contigo.

Que gusto visitarte, un abrazo.

caminante dijo...

TCHI, has dado en el blanco. La crisis actual es crisis de identidad porque se quiere negar al Creador. El hombre sin Dios es nada.
Bien, muy bien.
Un fortisimo abrazo.

caminante dijo...

Alcón, gracias por tu comentario y por tus palabras de ánimo.
Permíteme decirte que este es el núcleo de la batalla que hoy se libra.
Lo expresa muy bien TCHI.
Un fortísimo abrazo.

Alvaro en OZ dijo...

hola ! gracias por tu visita a mi blog, te envío muchos saludos

caminante dijo...

Gracias por tus amables palabras.
Un fortísimo abrazo.

Enigmatiko© dijo...

saludos mucha gracias por tu visita a mi blog el tuyo esta muy interesante...
un abrazote de santiago de Chile.

caminante dijo...

Enigmático, muchas gracias por tu visita y por tus palabras.
Espero que volvamos a encontrarnos.
Un saludo.

Tchi dijo...

Es por eso que cada día se hace más difícil amar, pero sigue siendo el mayor desafío.

Maria João dijo...

É uma sociedade que vive a paz enganadora de que podemos e devemos viver sem cruz e sem amor pelo próximo...




beijos