lunes, marzo 13, 2006

CON-DOLERSE

Quien ama sabe de los agravios al amado como propios.

Amar es con-dolerse.

Ama quien, olvidándose de sí mismo, siente como propio el dolor del amado.

23 comentarios:

aquilária dijo...

sim, amar passa (também) por um com-sentir.
abraço

caminante dijo...

Totalmente de acuerdo:quienes se quieren, con-sienten. Aún en la lejanía.
Perdóname. Aquilaria, un término "pedante": simpatía, palabra griega que significa padecer con.
Un fortísimo abrazo.

caminante dijo...

Dicho lo anterior, me parece que debo aclarar: padecer no tiene el sentido -sólo- de sufrimiento. Sino el sentido de com-partir: alegrías y penas, proyectos y esperanzas...la vida.
Un fortísimo abrazo.

Lord of Erewhon dijo...

«Amar es con-dolerse.»? Si, claro, para los cristianos, los viejos e los miserables.

Goldmundo dijo...

Quem fica de fora?

Anónimo dijo...

Já agora gostava do teu comentário a este artigo: "a importação de padres" como solução para a falta de padres. www.padre-inquieto.blogspot.com

caminante dijo...

Caro Lord, dejé mi respuesta a tu pregunta en el Blog de Aquilaria "Do desejo e da clausura".
Caro Lord, la com-pasión, el con-dolerse, remansa en los corazones jóvenes, briosos. Y hay corazones jóvenes y briosos con quince años. Y viejos retorcidos incapaces de amar,con muy pocos años.
No es cuestión de cronología.
Caro Lord, Cristo hace el corazón joven. Porque Él es el Amor que sabe com-padecerse. Su ternura y su misericordia son eternas.
Caro Lolrd....
Un fortísimo abrazo.

caminante dijo...

Goldmundo, quizá son las horas mañaneras, somnolientas las que no me dejan entender en profundidad tu pregunta. Perdóname.
Debo decirte que nadie queda fuera: ni quien se com-padece ni quien es com-padecido. El Amor no excluye, integra y plenifica. Enriquece. "Hay más alegría en dar que en recibir".
No sé si contesté.
Un fortísimo abrazo.

caminante dijo...

Caro anónimo: dejé un comentario en el artículo citado.
Un fortísimo abrazo.

caminante dijo...

Caro Lord; la memoria me jugó una mala pasada. El convento no es el de santa Clara en Coimbra (ciudad que trae recuerdos de Doña Inés de Castro, galleguiña ella), sino es el convento de Nossa Señora da Conceiçao, en Beja, que conserva la ventana desde la que Mariana vió al Cavaleiro.
¿Por un amor perdió el Amor? Enigma.
Un fortísimo abrazo.

Arca dijo...

Para mi, ama el que olvidándose de su propio dolor consigue enseñar al que ama, que en el fondo el dolor solo es una parte más de la vida. Y que se puede elegir entre los regalos que nos ofrece, se puede elegir el camino del dolor o el de la alegría, y todos son válidos.
Un saludo

aquilária dijo...

caminante: fui eu que te deixei essa pergunta na ínsua, não o lord. e já agora,deixei lá outra,na caixa de comentários do mesmo post "do desejo e da clausura" á qual gostaria que me respondesses.

goldmundo: :)

abraços

El Lobo dijo...

¿Y que me dices del amor a un mismo? ¿No es tambíen "humano"? ¿Quizás no es el más humano de los amores?

Como ves he vuelto, y ahora con dos blogs. Te invito a pasar a "Más allá del Bien y del Mal", que como sabes, es parte de un aforismo de mi querido Nietzsche.

Saludos cordiales.

Pe. Tó Carlos dijo...

Bonito teu blog.

caminante dijo...

Aquilaria, disculpa.
Prometo contestar a la pregunta que dejas en tu Blog. Pregunta sutil, seria. No quiero contestarla con prisa, si no con pausa. Se lo merece.
Conjugar Amor y Libertad. La persona merece el máximo respeto. ¿Mariana descubrió en aquella mirada del caballero el verdadero Amor, la razón de su vida? Esta es la cuestión. Contestaré.
Un fortísimo abrazo.

caminante dijo...

Caro Lobo: me sorprende tu pregunta. Me sorprende gratamente. Y no encuentro fácil respuesta.
Perdona que filosofe un poco. Fui creado por Dios para llegar al Cielo. Dios me eligió, desde toda la eternidad, para ser santo en su presencia. ¿Puedo amarme a mi mismo? (No olvides que el agoísmo mata el amor)Sí, pero siempre que ese amor no me aparte de mi fin, de aquello para lo que existo.Pero el amor es fundamentalmente donación, entrega, gratuidad. Si el amor a mi me aparta de los demás, no vale. La expresión máxima del amor es Jesús en la Cruz: "Nadie tiene amor más grande que el dar uno la vida por sus amigos" (Jn 15, 13). El estudiante se ama a sí mismo cuando estudia, con esfuerzo, con sacrifio, con privaciones...pero saca adelante la carrera. ¿Podemos decir que quien no estudia y se dedica a "la buena vida" se ama a sí mismo o se autoengaña?
Por un Amor hay quien pierde la vida. Son las paradojas del ser hombre: gana quien pierde, sube quien baja, vive quien muere. Quien quiere amarse avaramente, se odia. Porque consigue lo que no quiere.
Caro Lobo, no sé si te he contestado. Esta conversación requiere de una conversación al calor de la lumbra, al atardecer pausado... ¿Te parece?
Un fortísimo abrazo.

caminante dijo...

Caro Lobo: dejé, me parece que fue ayer, un comentario en tu Blog. Volveré con calma. Y me alegro muchísimo que hayas vuelto. Me ayudan tus reflexiones aunque no siempre esté de acuerdo.
Seguiremos.
Un fortísimo abrazo.

aquilária dijo...

obrigada, caminante.aguardarei a resposta. talvez a leia - ou meditarei nela - na calma da noite, saboreando uma excelente aguardente de ervas preparada na nossa meiga galiza.
não tinha conhecimento das cartas de mariana alcoforado traduzidas em galego; poderás fazer-me chegar alguma, via email?
engraçado: falo nisto e vêm-me á memória palavras que um dia li, ou me leram:
"...estou morrendo de dor,
non do corpo, sinon da ialma ferida
polo coutelo afiado dunha lembranza perdida..."
sabes de quem são, estes versos? sei que não estão correctamente escritos, mas não tenho tempo para corrigir.

abraço grande

Anónimo dijo...

Caro Caminante, no cree que ya tenemos suficiente con el sufrimiento nuestro como para sufrir por el ser amado. Deberíamos pensar antes de amar a nadie, porque ello conllevará a tener más sufrimiento!
Entonces, si dejamos de amarnos a nosotros mismo, desaparecera el sufrimiento?

Un saludo,

caminante dijo...

Cara Aquilaria te remito a tu dirección particular las Cartas de Mariana, en gallego. Espero que disfrutes. Son espléndidas, desgarradores, desnudan el alma y nos colcan ante el Amor que roba todo nuestro ser, el Amor que vale la pena. Permiteme unos latines, a los pies de un monumento: "Raptrix cordium nostra, cum olim filio tuo dicatis, etiam tibi sacravimus". Dejo la traducción para otro día.
No sé de quién son esos versos por los que me preguntas. Ni me suenan. Investigaré y, si encuentro algo, te lo digo.
Un fortísimo abrazo.

caminante dijo...

Caro anónimo: demasiadas cosas en tan pocas palabras. Como dice Aquilaria, mejor meditar todo esto saboreando una rica queimada. En la soledad del hogar, a la luz de la lumbre en nuestras noches galaícas llenas de gnomos y duendes.
Bromas a parte. Mientras estamos en esta tierra, amar es sufrir. El amor plenifica, el egoísmo destruye, es estéril. Siempre vale la pena amar, aunque no encontremos correspondencia. Así nos ama Dios, gratuitamente.
Caro anónimo, recuerda que la alegría tiene sus raíces en forma de cruz. Y en esta tierra no hay día sin cruz. Las alegrías son dedadas de miel que se nos dan para amar la vida y entregarnos en servicio de los demás y de Él. En el Cielo ya no habrá ni llanto, ni dolor, ni tristeza. Habrá alegría sin fin. Pero el Cielo, no lo olvides, comienza en esta tierra, en cada corazón que AMA.
Un fortísimo abrazo.

fgiucich dijo...

Gracias por visitar mi casa y dejar tus comentarios. Volveré. Saludos.

Anónimo dijo...

acabei de te enviar um email com uns links que te podem interessar muito.

aquilária